LIBRERÍA

El arte de la intrusión

Entra en el mundo hostil de los delitos informáticos desde la comodidad de tu propio sofá. Mitnick presenta diez capítulos obligatorios, todos ellos resultado de una entrevista con un hacker de verdad.

El arte de la decepción

Centrándose en los factores humanos involucrados con seguridad de la información, este libro explica por qué todos los firewalls y protocolos de encriptación en el mundo nunca será suficiente para detener un intento estafador experto en rifling una base de datos corporativa o un empleado airado determinada estrellarse un sistema.

Ghost in the Wires: My Adventures as the World's Most Wanted Hacker

Este libro son las memorias largamente esperadas de Kevin Mitnick. Después de siete años de silencio impuestos por el gobierno, habla de la piratería informática.

Kevin Mitnick

 

Conocido como "El Cóndor" o "El fantasma de los cables"

 

Kevin Mitnick es uno de los hackers, crackers y phreakers más famoso de la historia. Fue capaz de violar la seguridad de empresas como Nokia, Motorola, Fujitsu y Novell, todo esto sin escribir una sola línea de programación. Su teoría principal es que muchas veces son las personas y no las tecnologías quienes presentan el punto débil en la seguridad de una compañía.

 

Mitnick es estadounidense, nació en California. Cuando sólo tenia 17 años empezó a desarrollar la afición del “Phone phreaking” (Intrusión en redes telefónicas). Con esta disciplina consiguió hacer llamadas de larga distancia gratis a todo el mundo y también realizó una serie de bromas como desviar llamadas o colapsar centralitas de diversas empresas.

 

Rápidamente aprendió las nociones básicas de  informática y comenzó a jugar con la idea de acceder a ordenadores remotos. En 1981, Kevin y dos amigos irrumpieron en el Mainframe de la compañía Pacific Bell, una base de datos utilizada por la mayor parte de las compañías telefónicas norteamericanas para controlar sus registros de llamadas. Allí obtuvieron la lista de claves de seguridad de los usuarios y claves de acceso de varias sucursales, entre otras cosas.

 

En 1987, Kevin fue atrapado por acceder a un ordenador y por robar software de una empresa pequeña llamada Microcorp Systems. Logró salirse de esa con un cargo de prohibición de usar ordenadores de 3 años y con libertad condicional. Sin embargo, no pudo mantenerse alejado y volvió a acceder a ordenadores de otras organizaciones. Pero, un amigo lo delató el año siguiente y fue detenido y acusado por entrar en la red de la Digital Equipment Corporation y por robar código fuente de esta. Mitnick, esta vez tuvo que pasar un año de cárcel.

 

A finales de 1989 Kevin fue puesto en libertad y comenzó a buscar empleo. Su nuevo trabajo, que trataba de recopilar información para investigadores privados pronto le llevó de vuelta a la sombra de la piratería informática. Durante los siguientes 5 años Kevin atravesó varios estados, aprendiendo nuevas habilidades a lo largo del camino que le permitieron crear nuevas identidades para sí mismo. Logró acceder a redes de Motorota, Sun Microsystems, Nokia y Novell.

 

En poco tiempo fue etiquetado por los medios de comunicación como un terrorista cibernético fugitivo y logró convertirse en el centro de atención del FBI. Finalmente atraparon a Kevin por haber accedido a redes del gobierno. Kevin se declaró culpable y gracias a una huelga, cumplió 5 años de prisión en total. Pero esta vez aprendió la lección y ahora encabeza su propia empresa de consultoría en seguridad, llamada Mitnick Security.

 

Mitnick tiene dos libros que se han convertido en Best Sellers: 'The art of Deception' y 'The art of Intrusion', y ha inspirado algunos otros como 'Cyber Alert: Portrait of an ex hacker', 'The Fugitive Game: Online with Kevin Mitnick' y 'The Cyberthief and the samurai'.

Artículos

Kevin Mitnick demuestra como un hacker puede leer tus mails facilmente

 

How to Troll the FBI

 

Mitnick habla en la oficina de Google de Nueva York

 

Live Hack at CeBIT Global Conferences 2015

 

IDIOMAS

TEMAS/CONFERENCIAS

  • Trollear al FBI

    Kevin Mitnick es capaz de entrar a la web del FBI, ¿piensas que no podrá entrar a tu e-mail? Este hacker muestra en sus conferencias cómo de vulnerables somos ante los ataques informáticos, y cómo podemos protegernos de ellos.