Lluís Serra, experto en digitalización

 

ARTÍCULO Y FOTO CEDIDOS POR LLUÍS SERRA.

Hemos oído en los últimos meses que es “obligado” que las empresas de nuestro país se adecúen al siglo XXI y se transformen digitalmente. Es cierto que Internet y las nuevas tecnologías nos empujan a adaptarnos a nuevos métodos y a modificar objetivos empresariales, pero, según mi forma de ver y a raíz de mi experiencia, me atrevo a decir que puede que llegue el día en que sea obligatorio. Hoy por hoy, es importante empezar a cambiar algunos aspectos de la compañía antes de incorporar tecnología digital, entre ellos está la formación interna de las personas que la componen.

No podemos perder la visión de futuro ni el sentido estratégico, por mucho miedo que tengamos a las nuevas tecnologías. Será la disrupción la que nos permitirá superar las dificultades de los nuevos retos del siglo XXI e iniciar nuevas etapas de expansión en mejores condiciones; un proceso que pasará necesariamente por la innovación.

Creo que el secreto de una transformación digital exitosa no consiste en empezar a cambiar la empresa, sino empezar por la transformación de las personas que dirigen estas compañías y de todos sus empleados. Transformar para mí es formar, es saber usar esas herramientas tecnológicas que hoy están y mañana Dios dirá, es saber preparar una estrategia digital que se adapte a la filosofía de la empresa.

Está claro que para una buena transformación digital es imprescindible la formación en competencias digitales, pero no conseguiremos los resultados esperados si no formamos a las personas. Necesitamos personas mentalmente fuertes para asimilar estos cambios que se están produciendo en nuestras vidas profesionales. Es por esta razón que el crecimiento personal y la formación continua es una de las piezas clave.

Estamos viviendo una época de constantes cambios, es el mejor momento para cambiar.

Es tiempo de salir de la famosa zona de confort, son muchos los que hablan de “salir de la caja” y están inmersos en una rutina diaria que les está “matando” personal y profesionalmente. Si permanecemos en ella se convierte en una zona peligrosa. Si queremos resultados diferentes, tenemos que hacer las cosas diferentes.

Más que nunca es hora de tomar decisiones sin miedo al fracaso, decisiones planeadas y planificadas, no sirve la improvisación. Muchas personas me dicen: “Cuando consigamos tal resultado, ya improvisaremos las acciones que realizaremos”… No hay mejor improvisación que la que está preparada.

Para conseguir el objetivo, necesitaremos realizar acciones, que conllevan tareas específicas, y esas tareas necesitan obligatoriamente una disciplina de actuación. Muchos alumnos se quedan un poco sorprendidos cuando les pido un DAFO personal, no son conscientes de la importancia de realizarlo bien. Una vez hecho, no nos focalizamos en las debilidades, sino en las fortalezas de cada una de las personas y planificamos las tareas según sus capacidades, para superar las amenazas y conseguir así resultados con menos esfuerzo.

Se necesitan personas que trabajen en equipo y con una gran capacidad de comunicación para liderar las transformaciones tecnológicas digitales. No todo el mundo sirve para estas responsabilidades. Dejar que el resto de personas opine al respecto es importantísimo para el conjunto del equipo, para la compañía y sobre todo para conseguir el objetivo. No hay nadie lo suficientemente bueno en todos los campos para decidir solo.

En definitiva, si tenemos una persona con la mente abierta al cambio, luchando para salir de la zona de confort y de las rutinas adquiridas en estos últimos años, no pensando en el pasado y trabajando el presente, que tome decisiones sin miedo al fracaso, que sea consciente de las acciones que se han de seguir, que planifique las tareas en equipo y, sobre todo, respaldado por sus fortalezas, tenemos mucho trabajo hecho.

No debemos paralizarnos por el miedo, no podemos tener pánico al futuro, al cambio. A diario nos invaden miedos de fracaso y pensamos en tirar la toalla, pensamientos que no ayudan a avanzar con firmeza, pero solo tú puedes escoger con cuáles te quedas y cuáles no. Y recuerda que tener miedo significa que conseguir tus sueños es muy importante para ti.

Definitivamente, lo primero es hacer cosas diferentes, si queremos resultados diferentes tenemos que hacer las cosas de forma diferente, salir de nuestra zona de confort, decidir los objetivos digitales a futuro, preparar unas acciones para llevar ese futuro al presente de la compañía, ejecutar un plan de acción adecuado a las posibilidades de la compañía, tener disciplina para aplicar el plan y darnos el tiempo justo y necesario para conseguirlo. Y, en primer lugar y antes de todo, formemos a las personas que tienen que liderar esta transformación. Todo ello es lo que nos garantizará el éxito deseado.

En sus conferencias con SPKRS.net, Lluís Serra habla de digitalización, innovación y empresa.